Ascension al Posets desde Biados

Por • 3 Aug, 2010 • Sección: Mis Excursiones

Justo hace 15 días, al comenzar las vacaciones, realicé la ascensión al Bachimala, pero el agobiante calor, hizo que tuviera que renunciar a pasar más días en la montaña, obligándome a irme a la playa antes de tiempo. Me quedó una deuda pendiente, la ascensión a la cima del Posets, la cual había realizado desde el refugio Ángel Orus hasta el collado del Diente. Pues en esta ocasión, me propongo de nuevo su ascensión pero desde el refugio de Viadós. Una ascensión mucho más dura debido a los 1.600 metros de desnivel y a la mayor dificultad de su cresta por esta vertiente. A lo que hay que sumar que me llevo el piolet y los crampones aunque no son necesarios por esta cara, pero el descenso lo realizaré por la Canal Fonda y allí puede ser recomendable. Además, me llevo el saco de dormir ya que pretendo vivaquear en el ibón de la Llardaneta y además del peso del saco, cargo con peso de comida para dos días.

Salgo temprano el viernes 30 de agosto de La Pineda, dirección a Barcelona, donde he quedado con mi hermana Natalia, con quien realizo etapas del Camino de Santiago cada año. Allí visitamos a un quiromasagista que me revisa una lesión en el pie, precisamente la que me hice en mayo en el tramo del Camino de Santiago entre Burgos y León. Esta lesión todavía no estaba del todo curada y corriendo descalzo por la playa se me ha resentido, así que a ver si con el vendaje de inmovilización de tendones con los esparadrapos me la cura. Nos vamos a visitar la zona antigua de Sarria y comemos allí mismo, en uno de los numerosos restaurantes de comida preparada que hay. A media tarde vamos a Montserrat y después me vuelvo de nuevo a mi tierra, al Pirineo Aragonés.

450 kilómetros y 13 horas después de que comenzara el día para mí, llego con el coche al refugio de Tabernés. Otro día agotador previo a una dura ascensión de 1.600 metros de desnivel. En el interior dormimos seis personas, más unos cuantos que duermen fuera.

Ascension al Posets desde Viados 01

Sobre las 12 de la noche, llega algún grupo, que no para de reirse y molestar en el exterior. Veo que no paran de mirar con los frontales lo que hay dentro del refugio y siguen las risas. El bueno de Bond, no para de gruñir, por eso me he despertado y me entero de la situación. Buen guardián. No me da ninguna buena impresión ese grupo de personas. Se pegan rato y rato haciendo lo mismo y además, para que Bond gruña… tienen que pasar cosas muy raras.

Ascension al Posets desde Viados 02

Me levanto el primero, a las cinco de la mañana, recojo todo y a las cinco y media, salgo con los faros del coche, hasta el refugio de Viadós, al que llego en 15 minutos en medio de una noche oscura. Desayuno y acabo de preparar la mochila entre la oscuridad con el impresionante macizo del Posets de fondo.

Seguramente salgo el primero. Quiero evitar todo el calor posible ya que llevo mucha carga de peso y se que me va a costar bastante ascender. Si parto de 1.800 m, hasta los 2.500 no me adelantan los primeros, así que no he llevado tan mal ritmo.

Al llegar a la cabaña de la Basa, cojo un camino que sale hacia la derecha, pero pronto comienzan a aparecer miles de caminos. Está todo lleno de vacas y bajan muchos torrentes. Ya no se cuál es el camino bueno, cuáles son los que han hecho las vacas, ni cuáles los que hacen los torrentes. Tengo que tirar de brújula y corregir la dirección en varias ocasiones, todo ello con Bond atado intentando atacar a las vacas. Finalmente, gracias a la intuición y la ayuda del playo y brújula, llego por medio de las sendas que me parecen más apropiadas entre el pinar 150 metros más arriba a la cabaña d´El Clot, por su parte derecha, cuando el camino venía por la izquierda y así me lo confirmaron unos montañeros más arriba.Vista del Culfreda a mi derecha y más a mi derecha todavía, fuera de foto, el Bachimala. Ambos me acompañan durante la ascensión.

Ascension al Posets desde Viados 03

Aún así llevo buen ritmo de ascensión y todavía queda más de hora y media hasta que me alcance nadie. Da gusto la sensación de estar perdido en la montaña. Tengo bastante suerte ya que desde esta vertiente, apenas pega el sol. No es hasta pasadas las 10 de la mañana cuando aparece, momento en el que comienza a llegar manadas de gente por detrás.

Ascension al Posets desde Viados 04

La mayoría de grupos, antes de llegar al canal de llardana tira por la izquierda. No se cuál es el motivo, seguramente que el sol viene muy directo a los ojos dificultando la visión. Posteriormente los veo que tienen que superar unos cortados un poco feos y no saben bien por dónde tirar. Una pareja que me ha adelantado y yo, guiados por Bond, remontamos el canal por la derecha, que es por donde se hace. Hay que superar alguna pequeña chimenea en la que Bond necesita algún empujón en el culo. Me dicen que menos mal del perro, han ido siguiéndolo sin desviarse del camino de mojones. Gran Perro montañero.

Por fin llego al glaciar de Llardana, o lo que queda de él, donde paran grupos a descansar.

Ascension al Posets desde Viados 05

Se deja el glaciar a nuestra derecha y se remonta la pedriza hasta alcanzar el collado de La Paul, que da acceso a la cresta en dirección a la derecha.

Ascension al Posets desde Viados 06
Ascension al Posets desde Viados 07

Vista de la cresta hacia detrás y hacia delante. Es una cresta bastante larga que en un par de puntos requiere otro empujón en el culo de Bond.

Ascension al Posets desde Viados 08

Justo antes de llegar a cima (20 metros), hay un paso en giro que veo complicado, así que saco la cuerda para atar a Bond, paso yo primero y en que veo que patina de las patas traseras, le meto un tirón impresionante. Vaya susto. ¡Cima! 3.369 m. La segunda altura de Aragón tras el Aneto.

Ascension al Posets desde Viados 09

Nos pegamos un buen rato sacando fotos de todos los ángulos. Ésta en concreto, es de Biadós

Ascension al Posets desde Viados 10

Esta foto es de la cresta que baja al Angel Orus. Hacia este lado, que es el que voy a ir yo, comienzan a llegar nubes. Estoy más de una hora en la cumbre intentando llamar por teléfono. Se que hay cobertura, pero seguramente son las nubes las que no me indican error de conexión de red. Por fin consigo dar señales de vida y desciendo.

Ascension al Posets desde Viados 11

Tres semanas después de haber estado aquí con mi sobrino Jonathan de 9 años con el que subí encordado, llego de nuevo al impresionante Diente de la Llardana y al collado del Diente.

Ascension al Posets desde Viados 12

Comienzo a bajar la Canal Fonda. Ya que llevo los crampones y el piolet, me los pongo en el único punto en que pueden ser necesarios, aunque no imprescindibles. Al menos que no sean un porteo de carga inútil. Además, siempre los he llevado con las botas invernales y no me vendrá mal probarlos con las botas de verano nuevas. Son las botas con las que intentaré el ascenso a La Grand Casse (3.855 m) en los Alpes dentro de una semana y no irá mal que haya habido rodaje.

Ascension al Posets desde Viados 13
Ascension al Posets desde Viados 14
Ascension al Posets desde Viados 15

Pasado el Tucón de la Canal, giro a la derecha para ir al ibón de Llardaneta, pero siguiendo el mapa por intuición, cuando pensaba encontrarme con el ibón, aparezco por error en una de las zonas más bonitas que he visto en mi vida. Me encuentro en lo que considero el corazón del macizo del Posets. Rodeado por la cresta de las Espadas, el Posets y el Diente de la Llardana. Menos mal que he aparecido aquí. La sensación de inmensidad es tremenda. Rodeado de tresmiles a derecha, izquierda y frente con el Posets.

Ascension al Posets desde Viados 16
Ascension al Posets desde Viados 17

Retrocedo y encuentro un camino que sale encima del ibón, por el que voy bajando a la aventura.

Ascension al Posets desde Viados 18
Ascension al Posets desde Viados 19

Grupos de sarrios bajan a beber, hasta que llega Fausto, de Lérida y los espanta antes de que lo haga yo. Nos presentamos, ya que ambos vamos a hacer vivac en el ibón de Llardaneta y charlamos durante un rato.

Ascension al Posets desde Viados 20
Ascension al Posets desde Viados 21

Elijo con cuál de todas las “casas de turismo rural u hotelitos con encanto” me voy a quedar y paso el resto de la tarde charlando con Fausto, que estaba un poco perdido y quería hacer la cresta de las espadas. Me pongo las chanclas, voy a recoger agua del barranco que venía de arriba y hago fotos de esta zona tan bonita a 2.700 metros de altitud.

Ascension al Posets desde Viados 22

A última hora de la tarde, los mosquitos empiezan a aparecer con mayor intensidad. Yo voy cubierto y no me pueden picar pero a Bond le atacan en el hocico sin piedad. El resto del cuerpo no pueden perforarle debido al espeso lanaje que tiene bajo el pelo, pero el hocico se lo han hinchado pero bien. El pobre no sabe qué hacer. Se cansa de comérselos y no puede matar todos. Menos mal que llegan Les 3 cabretes, Grup senderista. Están realizando el circuito de los tres refugios y al finalizarlo ascenderán al Posets. Me dejan repelente y le pongo a Bond en el morro. Charlamos un rato más y me voy a dormir.

Ascension al Posets desde Viados 23

Nada más meterme dentro del saco, Bond se escapa para cenar con Les 3 Cabretes. A las 12 de la noche, saco la cabeza y me encuentro un paisaje precioso. Ha aparecido la luna, que está casi llena y refleja en el ibón, así como todos los neveros y las rocas verticales que nos rodean.

Ascension al Posets desde Viados 24

Con tan sólo 2º C de temperatura por la noche, Bond se pega la noche en su salsa, sin dormir y vigilando sin dejar que los sarrios se acerquen a beber. El paisaje es precioso, igual que el del amanecer, en el que Bond ladra al primer grupo de cuatro personas que realizan la GR-11.

Ascension al Posets desde Viados 25

Por la mañana salgo el primero hacia el collado de Erisite, a 2.850 m. Las nuebes dejan ahora ver las Forquetas y el Pavots, que era mi objetivo. Pero me voy a conformar con la Forqueta que me pilla más de camino y si llego a tiempo, me gustaría ver la carrera de Formula uno.

Ascension al Posets desde Viados 26

Desde el collado se gira a la izquierda y comienzan 150 metros de ascensión por la cresta. La primera cima (derecha) es la Forqueta (3.007 m) y la segunda es la Forqueta SE (3.004). Hago cima de la primera y aprovecho para llamar por teléfono y hacer fotos.

Ascension al Posets desde Viados 27
Ascension al Posets desde Viados 28
Ascension al Posets desde Viados 29

Vuelvo por la cresta para hacer la segunda y cuando estoy tan sólo a un minuto de la cima de la Forqueta SE, me encuentro con un paso un poco complicado para Bond en el que duda. Es una piedra estrecha en la que no casi no cabe con las cuatro patas y yo no le puedo ayudar. No quiero riesgos innecesarios y prefiero la prudencia y la cabeza, que hasta ahora, me ha estado acompañando durante estos dos días en las crestas del Posets y de las Forquetas, a las que he ascendido en solitario. Es como si Bond tuviera que ponerse como la cabra del circo de los gitanos que se sube encima de una silla y da la vuelta completa. Así que media vuelta y una hora después, de nuevo al collado, donde me encuentro de nuevo con mis amigos Les 3 Cabretes. Van a hacer la misma operación que yo, dejar las mochilas en el collado, coger su bandera e ir a cima.

Ascension al Posets desde Viados 30

Desde el collado comienza una dura bajada de casi 1.000 metros de desnivel hasta el refugio de Viadós, al que apuro la velocidad y en tres horas llego, a la una de la tarde.

Ascension al Posets desde Viados 31
Ascension al Posets desde Viados 32

Tengo una hora justa para recoger la mochila, recorrer en coche la interminable pista de 10 km que nos devuelve a la carretera de Plan e ir de nuevo al bar del Hotel Mediodía, al que ya fui tras descender del Bachimala y recibí un trato muy agradable mientras veia el final de etapa del Tour de Francia. Se trata de uno de los hoteles rurales del Pirineo Aragonés de reciente construcción, de estilo rústico y arquitectura tradicional de la zona. Llego justo a diez minutos del comienzo de la carrera de Fórmula Uno del GP de Hungría. Al rato, todo el mundo que viene me va preguntando cómo va Alonso y al final, aún formamos un buen grupo que vemos la carrera. Gracias al hotel por el trato recibido y tener a Bond esperándome en la puerta.

Un solo pero a la excursión. Sí, al del Volvo S40 rojo al que adelanté entre el centro de vacaciones de Morillo de Tou y de Ligüerre de Cinca: -Cuando no vas a adelantar al coche que tienes delante, es obligatorio dejar una distancia de seguridad que permita que el coche que viene detrás pueda colocarse entre medio-. Lo digo por el doble adelantamiento que tuve que hacer en una curva cerrada en bajada con vegetación, ya que un Twingo lo tiene un poco difícil para adelantar en las subidas y en la aceleración de las salidas de los pueblos. –Que de ten por ç*#¿. Bastante he estado jugándomela el fin de semana en la montaña como para tener que jugarme la vida en una carretera de difícil adelantamiento para mi coche, payaso.

Por lo demás, todo perfecto para una ascensión en solitario. Sensación de trabajo bien realizado, mucha atención en los pasos expuestos, cima de dos tresmiles y un vivac a 2.700 m. con 2ºC de Tª.

Etiquetado con: , , , ,

2 comentarios »

  1. Buena crónica de la ascensión y estupendas fotos.
    Desde que subimos al Gran Bachimala el pasado septiembre no dejó de pensar en subir el Posets por la cara norte, desde Viadós, aunque tendré que esperar hasta el verano que viene.
    Felicidades por esa ascensión en solitario.

  2. Entretenida narración de la travesía, de las que dan ganas de volver al Pirineo. Me pregunto cuantos perros habrá tan preparados como ese para la alta montaña.

Escribe un comentario