Ascension al Refugio de Sarradets por el Puerto de Bujaruelo

Por • 23 Mar, 2010 • Sección: Mis Excursiones

Esta es una larga ruta que planifiqué minuciosamente para un puente de cuatro días. No fueron menos de ocho horas las dedicadas a la planificación de este itinerario entre búsqueda de información, accesos, picos y estudio de mapas, en el que pretendía hacer una vuelta circular invernal por Ordesa. Por desgracia, la cantidad de nieve y los cambios en la meteorología, me impidieron llevar a cabo mi propósito.

Circunstancias de la vida me otorgaron puente el día de San José, festivo en algunas comunidades autónomas, pero no en Aragón. Así que aproveché tres días para planificar una de las excursiones invernales más ambiciosas en solitario. Pretendía dar la vuelta al Parque Nacional de Ordesa durmiendo en los refugios de Sarradets y de Góriz y de paso, hacer alguno de los tres miles de Ordesa.
Mi intención era ascender por el circo de Carriata hasta la Brecha de Roldán y llegar al Refugio de Sarradets. A la mañana siguiente, ascender al Taillón y los Gabietos y regresar a Sarradets. Al día siguiente atacar el Casco y el Cilindro para ir a dormir al refugio de Góriz. Y esa mañana intentar hacer el Perdido para bajar de nuevo a la pradera de Ordesa.

En la planificación del itinerario, todo fueron problemas. El riesgo de aludes era notable y me impedía el acceso a través de Carriata. Subir por la Cola de Caballo no me apetecía y dormir en Góriz era prácticamente imposible porque estaba todo reservado. Al final opté por atacar a través del Puerto de Bujaruelo. Así que madrugo el viernes por la mañana y parto en solitario hacia el Camping Valle de Bujaruelo y el Refugio. Debido a la cantidad de nieve y hielo en la pista, no pude llegar en coche hasta allí con lo que tuve que incrementar mi ruta en hora y media, algo que extenuó todavía más mis fuerzas.

La mochila estaba cargada hasta los topes con tienda de campaña por si acaso no quedaba otra que dormir en el exterior de Góriz y llena de comida para pasar dos noches en Sarradets, refugio que no está guardado en estas épocas del año. Lo que pensaba que me daría para pasar dos días de agua y el tercero aprovisionarme en Góriz, me lo fundí entero en la ruta de ascenso hasta Sarradets y yo sin hornillo para fundir nieve… La excursión se hizo muchísimo más dura de lo que me imaginaba, 15 kilos de peso a la espalda (mucho para mí) diez horas y media de travesía y salvar un desnivel de 1.300 m. hicieron que me pimplara el litro y medio de agua justo al llegar al refugio de Sarradets. Así que a llenar el camelback de nieve y meterlo al saco de dormir para que se derritiera. No había más que un grado dentro del refugio pero el agua dentro del saco sí que se derritió. Por la cabeza se me pasaba lo bien que se estaría en esos momentos en alguna de las casas rurales en Ordesa, concretamente en Torla y Broto, llenos de servicios y empresas de aventura.

Respecto a los aludes, me encontré con los restos de uno a unos 1.600 m de altitud y a mi regreso al día siguiente, me encontré con otro a 1.900, muy cerca del Puerto de Bujaruelo, que no estaba el día anterior. Había caído de los Gabietos. Con lo cual, cayó durante la noche o ultima hora de la tarde anterior. Había borrado mi huella que justo resurgía de nuevo a su paso, aunque el alud era en el fondo del valle y no levantaba ni medio metro del suelo. No era muy potente.

El último paso de acceso al refugio de Sarradets era peligrosísimo (el cruce del glaciar del taillon). Poco más de 200 m de desnivel que minaron todas mis fuerzas. Muchísimo desnivel muy vertical en poco espacio, con nieve generalmente blanda hundiendo mucho las piernas. Me costó un siglo y se hacía de noche. Lo que no sabía es que en verano se sube gracias a unas cadenas que deben llevar poco tiempo colocadas, que evidentemente ahora estaban enterradas. De haber sabido que era tan duro me habría dado la vuelta.

Y para colmo, a las 7.30 de la tarde, a menos de diez minutos del refugio, cambiamos de orientación, a la ladera que deja a la vista la Brecha de Roldan y el propio refugio de Sarradets y la nieve estaba helada. Bond, que aguantó como un campeón todo el camino, estaba cinco metros por encima mío, pero tres metros retrasado. Comenzó a deslizar ladera abajo así que retrocedí rápidamente hasta sujetarlo con la mano derecha, cambiando el piolet y clavándolo con la izquierda. Caía él o caía yo. Lo frené con la mano derecha y las piernas y quedamos dos segundos inmóviles, pero tras esos dos segundos, me transmitió toda su fuerza de caída y perdí el equilibrio sin darme tiempo a sacar el piolet que no llevaba agarrado por la dragonera, al cambiarlo de mano bruscamente. Empecé a rodar ladera abajo, calculo que unos 30 metros a gran velocidad, dando bastantes vueltas, tratando de extender los brazos e intentando incluso frenar con los crampones. Cuando paré, pensaba que tendría la cara ensangrentada. Menos mal del casco. Mi primer auto detención sin piolet. Digo mi primer auto detención pero yo creo que fue cosa del destino, de la pendiente o de la suerte que ese día estaba de mi lado. Sí que hice fuerza con los brazos pero creo que más bien paré porque la pendiente no era del todo pronunciada ya que tras frenar, subí de inmediato y sin muchos problemas por la misma huella para recuperar el piolet y a Bond que me miraba inmóvil, una mezcla entre extrañado y acojonado, pues no se acercó a rescatarme.

Al llegar al refugio de Sarradets no había ni cristo. Yo gritando desde el exterior para que me abrieran alguna ventana para acceder y con la imperiosa necesidad de buscar compañía tras semejante susto. Y en toda la excursión no me crucé más que con unos franceses que volvían a Gabarnie en esquí de travesía. La cosa estaba bastante fea. Cuando vi que no había nadie, que estaba totalmente agotado y el susto de caída practicando auto detención, decidí regresar al día siguiente a casa por el mismo sitio, eso sí, en medio de una gran ventisca que tampoco estaba prevista. El tiempo no ayudó. No pasé ni gota de frío pero estuvo nublado y con mucho viento pese a que las previsiones eran buenas hasta el sábado.

Tengo claro que no se debe salir solo a la montaña y aunque estoy contento por haber sido capaz de hacer una ruta larga, complicada y desconocida yo solo y sin fallos (ya que la caída fue por culpa de Bond) siento que no tengo motivos para estar orgulloso. Además, en cualquier momento podía haber salido un mínimo detalle mal. He regresado con una sensación agridulce.

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 01
Refugio de Bujaruelo
Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 02
Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 03
Adelante a la derecha caida de un alud
Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 04
Los Gabietos con Bond dominando el bello paisaje.
Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 05
200 m para alcanzar el Puerto de Bujaruelo. Hay que comenzar a equiparse. Además, el sol se ha escondido y comienza la ventisca.
Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 06
Puerto de Bujaruelo. El viento comienza a soplar en serio. Menos mal que es de espaldas.
Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 07

No conozco la ruta pero con el mapa identifico el Petit Sarradets en el centro y su paso por la derecha. Me parece imposible. Está equipado con cadenas escondidas bajo la nieve. Por si fuera poco, en todo este tramo estoy bajo el Taillón (más de 3.000 m.), bien cargadito de nieve esperando desprenderse.

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 08

Afrontando el ascenso. Seis pasos y a descansar. Bond se hace hoyos en la nieve porque le cuesta mantener el equilibrio de pie mientras me espera.

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 09

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 10

En el interior del refugio de Sarradets, exhausto y con las fuerzas muy fustas. Tres horas de viaje en coche, diez horas y media de esfuerzo con 15 kilos a la espalda, 1300 m. de desnivel, ventisca desde el Puerto de Bujaruelo y caida con auto detención incluida.

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 11

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 12

1º C dentro del refugio.

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 13

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 14

Así se ve la Brecha de Roldán al día siguiente. Con este tiempo y el susto de ayer me vuelvo para casa.

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 15

Así se encuentra el Refugio de Sarradets, medio enterrado por la nieve.

Excursion al Refugio de Sarradets desde el Puerto de Bujaruelo 16

Etiquetado con: ,

2 comentarios »

  1. valiente

  2. acabo de leer tu historia y me encanta, me pareces muy valiente,este verano hice esa ruta y me encantaria estar por ahi en invierno.

Escribe un comentario