Cresterío Besiberris-Comaloformo desde la presa de Cavallers por el Estanyet de Riu Malo

Por • 5 Sep, 2019 • Sección: Mis Excursiones

Para los que les gusten las crestas, recorrer el cresterío integral desde el Besiberri Nord hasta el Comaloformo será una actividad difícil de olvidar, llevándose al bolsillo cinco tresmiles. Para ello habrá que sufrir una jornada maratoniana, pero nos quedamos con la recompensa de recorrer un terreno grandioso repleto de pasos aéreos, chimeneas, escalada en III grado por roca en muy buen estado y un par de rápeles muy guapos.

La parte más complicada de la ruta es la ascensión final al Besiberri Nord y el tramo de cresta que lo separa hasta el Besiberri Mig. A partir de aquí, el resto es caminar hasta el Besiberri Sud y llegar al Comaloformo, la cumbre más alta del cresterío. Para quien no quiera complicaciones puede llegar directamente al Comaloformo sin hacer el cresterío. Varios lugares de acceso al Parc Nacional de Aigüestortes y varios puntos de inicio nos permiten iniciar la actividad en un punto u otro. Nosotros elegimos el acceso por Caldes de Boí hasta el parking de la presa de Cavallers, para subir por el Estanyet de Riu Malo o Malavesía y realizar un descenso circular al mismo punto por el Estany Gelat y el Paso del Oso.
Fecha de realización: 20 de julio de 2019
Distancia: 14 km.
Duración: 15 horas
Desnivel acumulado: 1.680 m.
Descargar track

Trabajar el viernes y salir con prisas de Zaragoza para hacer un viaje tan largo, hace que el día se haga muy pesado. Aparcamos en el parking de arriba de la presa de Cavallers y todos los males se pasan al contemplar el paisaje, sacar las sillas, y cenar al aire libre con un buen vino. Evidentemente, nos vamos tarde a dormir y el sábado madrugamos ya que la jornada es larga. (Sabemos que más de 12 horas y finalmente serán casi 15).
Cresta Besiberri-Comaloformo 01
Cogemos el camino que sube a la parte alta de la presa, la cual bordearemos sin cruzarla, por el sendero de la orilla derecha durante una larga media hora sin ganar altura.
Cresta Besiberri-Comaloformo 02
Al llegar al final de la presa, remontamos unas cortas rampas hasta el rellano llamado Planel de Riumalo. Allí abandonamos el camino que sigue de frente hacia el refugio de Ventosa i Calvell y giramos a nuestra izquierda para cruzar un par de pasarelas de madera que nos llevan a remontar el barranco de Riumalo, viendo por primera vez la cumbre del Besiberri Nord.
Cresta Besiberri-Comaloformo 03
Tras un buen rato de ascensión pegados siempre al cauce del barranco, llegamos en casi tres horas al Estanyet de Riumalo o Malavesía, donde hacemos una parada larga. El libro de Capdevila indica subir hacia la Brecha Peyta para, sin llegar a ella, bordear el contrafuerte bajo la cresta hacia el Besiberri Nord. Nosotros bordeamos el ibón por la izquierda siguiendo mojones dispersos que superan terrazas de manera más directa, pero seguro que mucho más incómoda ya que hay mucho bloque.
Cresta Besiberri-Comaloformo 04
Una vez coincidimos con el sendero que viene de la Brecha Peyta, seguimos por terreno sencillo bien marcado hacia la gran pared del Besiberri Nord.
Cresta Besiberri-Comaloformo 05
Cuando llegamos a la base de la pared final, nos equipamos con arnés y casco y localizamos la primera chimenea por la que hay que trepar. Hay que superarla hasta la mitad para salir de ella hacia la izquierda antes de que empiece a ponerse realmente tiesa.
Cresta Besiberri-Comaloformo 06
Vamos encontrando mojones dispersos y siguiendo siempre el camino más lógico, superando terrazas aéreas hasta llegar a una segunda chimenea ahora más larga que la primera.
Cresta Besiberri-Comaloformo 07
Parecía que desde la primera chimenea hasta la cumbre iba a ser muy rápido, pero queda desnivel por superar y más de media hora de trepadas continuas con tramos aéreos.
Cresta Besiberri-Comaloformo 08
Hasta que, por fin, llegamos a la cumbre del Besiberri Nord. Detrás nuestro toda la cresta que queda por recorrer.
Cresta Besiberri-Comaloformo 09
Después de la intensa subida a la primera cumbre, comenzamos a crestear perdiendo altura dirección Sur. No es necesario recorrer la cresta pasando por las agujas así que si vamos salvando las complicaciones por el lado derecho (vertiente W) siguiendo siempre el sentido común y los pasos más evidentes, tratando de no meternos en lugares imposibles, no deberíamos tener excesivas dificultades, hasta que lleguemos a la Brecha Jaume Oliveras.
Cresta Besiberri-Comaloformo 10
Destrepamos algún tramo con piedra suelta y otro con escalones algo más expuestos de la brecha, para seguir buscando repisas con mojones por la vertiente oeste que nos ayuden a avanzar.
Cresta Besiberri-Comaloformo 11
Hasta llegar a una pared de III donde montamos reunión para asegurar. Jesús toma las riendas y escala de primero; yo le aseguro desde un gran bloque. Al inicio de la pared hay un clavo y a media altura una buena roca para pasar un cintajo con una expres. La parte final de la escalada es mucho más sencilla al meterte dentro de la chimenea.
Cresta Besiberri-Comaloformo 12
Jesús monta reunión en lo alto y subimos Jose de la parte central de la cuerda y yo del extremo, separados por unos metros. Los primeros cuatro metros del largo son los más comprometidos y los que nos damos de distancia para progresar.
Cresta Besiberri-Comaloformo 13
Recogemos la cuerda y comienza uno de los tramos más aéreos del recorrido. El itinerario continúa de lo más disfrutón.
Cresta Besiberri-Comaloformo 14
Llegamos hasta el punto donde hay que rapelar, encontrando una instalación que no tiene mala pinta.
Cresta Besiberri-Comaloformo 15
Jesús saca la reseña de Capdevila y la estudia, mientras yo voy preparando el rapel.
Cresta Besiberri-Comaloformo 16
Mientras damos tiempo a que los que van delante hagan el rápel, estudiamos la canal de bajada. Parece destrepable pero como la instalación no es mala, preferimos rapelar también.
Cresta Besiberri-Comaloformo 17
Bajo de primero con la cuerda de 30, que nos llega justa hasta el rapel fraccionado.
Cresta Besiberri-Comaloformo 18
Llevamos a Jose entre medio de nosotros y cierra Jesús para juntarnos todos en la segunda estrecha instalación. Por lo que había leído, había varias instalaciones para rapelar no más de ocho metros. Nosotros sólo vemos un punto desde el que rapelar y son dos tramos de 15 metros que se nos quedan justitos con las cuerda de 30 metros.
Cresta Besiberri-Comaloformo 19
Vuelvo a bajar de primero los 15 metros del segundo rapel hasta que se acaba la cuerda.
Cresta Besiberri-Comaloformo 20
Recogemos la cuerda y en vez de seguir descendiendo la canal pedregosa, giramos a la izquierda para remontar otra canal hacia la Brecha Salles y la cresta. Vista del rapel fraccionado mientras subimos a la Brecha Salles.
Cresta Besiberri-Comaloformo 21
Perspectiva hacia la brecha desde el mismo punto.
Cresta Besiberri-Comaloformo 22
Una vez en la Brecha Salles, hay otra trepada para acceder de nuevo a la cresta. Pero el primer paso es bastante jodido. Un III muy corto de un par de metros, pero justo de agarres. Se aprieta un poco el culo para pasarlo, pero la ventaja es que si caes, no es excesivamente expuesto ya que la brecha tiene un par de metros cuadrados de anchura.
Cresta Besiberri-Comaloformo 23
Perspectiva del recorrido tras haber remontado de nuevo de la Brecha Salles a la cresta. Aquí ya han pasado las dificultades.
Cresta Besiberri-Comaloformo 24
Tras superar ese paso complicado y llegar de nuevo a la cresta, enseguida estamos en la cima del primer Besiberri Mig N (Pic Simó).
Cresta Besiberri-Comaloformo 25
Andamos escasos metros más por la ancha cresta y llegamos al Besiberri Mig S (Pic Jolís). Hacemos un descanso para comer mientras vemos los que vienen detrás nuestro que hacen lo propio en el Besiberri Mig N y a la izquierda el Besiberri Nord, con la cresta desde donde venimos.
Cresta Besiberri-Comaloformo 26
Hacia la derecha, el oeste, el Estany de Besiberri y de fondo el macizo Aneto-Maladeta, contemplando una buena perspectiva de la cresta Salenques o el Vallibierna.
Cresta Besiberri-Comaloformo 27
Pero vamos a lo nuestro, ya que nos queda un buen trozo de cresta que salvar todavía, perdiendo altura por el lado izquierdo, al contrario que antes. El terreno es mucho más fácil, ahora sólo es caminar por un camino bien pisado evitando la cresta para dirigirnos hacia el Besiberri Sur
Cresta Besiberri-Comaloformo 28
A nuestra izquierda tenemos el Estany Gelat, por el que descenderemos del Comaloformo. Conforme nos acercamos y vamos ganando altura hacia el Besiberri Sud, el cansancio pasa factura y cuesta horrores remontar cualquier cuesta, costando una hora larga llegar a la cumbre.
Cresta Besiberri-Comaloformo 29
Bajo los pies del pico, una serie de canales nos llevan a la cima del Besiberri Sud. Son las tres de la tarde y coincidimos con mucha gente que viene, sobre todo, del valle de Besiberri. Es el pico más sencillo de conseguir por cualquiera de sus vertientes y, por ello, el más frecuentado. Nosotros hemos recorrido todo el tramo de cresta que tenemos detrás.
Cresta Besiberri-Comaloformo 30
Estamos bastante cansados pero la gente nos anima diciendo que son tres cuartos de hora para completar la cresta hacia el Comaloformo así que nos ponemos en marcha.
Cresta Besiberri-Comaloformo 31
Desde el Besiberri Sud, perdemos altura siguiendo el sendero hacia la collada d´Abellers (derecha, oeste) y giramos a izquierda buscando los mojones de una senda que va bordeando la cresta dirección Sur, evitando sus agujas. Dejamos las mochilas en el collado por el que bajaremos hacia el Estany Gelat y nos encaramamos al quinto tresmil del día. Tras nosotros, todas las cimas del día desde la cumbre del Comaloformo.
Cresta Besiberri-Comaloformo 32
Son las cuatro y media de la tarde y nos es momento de plantearse si quiera intentar llegar al Pico Celestin Passet, cuya cima está en duda de si se trata de un tresmil. Sumado al cansancio que llevamos y la larga bajada que queda, pensamos que subir en otra ocasión por rutas diferentes como el valle de Besiberri o Gemena, pueden ser una buena opción para completarlo en el futuro.
Cresta Besiberri-Comaloformo 33
Descendemos por penoso terreno de pedriza descompuesta primero y caos de bloques después, hasta el Estany Gelat.
Cresta Besiberri-Comaloformo 34
Panorámica completa de la cresta desde el Estany.
Cresta Besiberri-Comaloformo 35
Seguimos perdiendo altura hasta que aparece debajo del todo el embalse de Cavallers, con el muro de la presa a la derecha y el parking. Por la mañana lo hemos rodeado por el sendero frente a nosotros. Ahora bajaremos directos por terreno herboso hasta la presa para cruzarla. Encima de la presa el pico Punta Alta, otro tresmil que pensábamos hacer mañana, pero finalmente por el cansancio, lo dejaremos para otra ocasión. Y a la izquierda el Estany Negre y el refugio Ventosa, que veíamos muy bien al inicio de la mañana desde el barranco de Riu Malo.
Cresta Besiberri-Comaloformo 36
Seguimos descendiendo hasta el Paso del Oso para perder altura por terreno mucho más cómodo.
Cresta Besiberri-Comaloformo 37
Finalmente entramos en el bosque y pasamos por un curioso bloque empotrado.
Cresta Besiberri-Comaloformo 38
Tras pasar al lado de las paredes de escalada, llegamos exhaustos a la presa de Cavallers. Queda el último arreón hasta la furgoneta.
Cresta Besiberri-Comaloformo 39
Vistazo atrás del descenso circular. Por la mañana hemos remontado por la orilla derecha de la presa sin cruzarla.
Cresta Besiberri-Comaloformo 40
Y a las nueve y cuarto de la noche llegamos a la furgo, después de quince horas de actividad en la que tampoco nos hemos enredado mucho… Tras pegarnos un manguerazo, cambiarnos de ropa y reponer fuerza con la cena, el cuerpo está mucho más relajado, pero insuficiente como para reponer las fuerzas necesarias y pegarnos el madrugón necesario para subir a Punta Alta mañana. Necesitamos dormir así que mañana domingo nos vamos a levantar cuando el sol caliente. Desayunaremos con calma, haremos algo de turismo por el balneario de Caldes y llegaremos a casa a comer con la familia.
Una recomendación para completar un fin de semana o unas mini vacaciones, sería reponer fuerzas en el Balneario de Caldes de Boi, con las aguas termales y disfrutando del entorno en el que se encuentra.


Booking.com

Escribe un comentario