Explota la burbuja del turismo rural

Por • 20 Feb, 2011 • Sección: Turismo rural

La burbuja del turismo rural puede que haya explotado. En el año 2010, los precios y el número de viajeros cayeron por primera vez desde que hace 15 años esta actividad llegara a España. Según datos del INE, los precios cayeron cerca de un 2% y el número de noches en casas rurales, en un 3%. El número de viajeros, un 4%.

Durante la década de 2000, la facturación del turismo rural creció sin parar, en parte, gracias al número de subvenciones para el fomento de casas y viviendas rurales baratas. Tanto, que se crearon más de 85.000 empresas.

La crisis económica mundial no parecía afectar negativamente al sector de las casas rurales que, entre 2005 y 2009, siguió creciendo.
Fue el propio sector el que acabó pidiendo el final de las subvenciones, que hoy casi son inexistentes. Al parecer, estas ayudas públicas han constituido un grave problema para el sector, por fomentar la creación de negocios poco rentables.

Hay que sumar otro problema al de las subvenciones; la falta de un sello único de calidad en el turismo rural. Y es que en las casas rurales, no existe un equivalente a las estrellas de los hoteles para calificar a dichas viviendas rurales.

En España hay 54 tipos de alojamientos, desde casas de payés, posadas, caseríos, etc y así hasta llegar a 54 formas diferentes de denominar a lo mismo: alojamientos rurales. Además, también hay variadas formas de catalogarlas en cada autonomía: en Extremadura son bellotas; las casas rurales en Aragón, aldabas y en Andalucía, aceitunas, aunque el icono por el que apuesta Asetur son las espigas.
Las casas rurales pueden tener de una a cinco espigas según sus características, equipamiento, el entorno, los servicios que ofrezca…
Pero hacer esto supone mucho dinero ya que la clasificación de las casas rurales requiere tiempo, técnicos, archivos y revisiones cada tres años para comprobar si las características del hotel son las mismas o si han cambiado.

Escribe un comentario