Furkapass y Rhonegletscher, el Glaciar del Rodano

Por • 27 Aug, 2013 • Sección: Mis Excursiones

Vamos de camino hacia el buen tiempo, dirigiéndonos al sur de Suiza, a la Suiza italiana, concretamente a la localidad de Bellinzona. De camino cruzaremos el Furkapass, otro de los puertos alpinos suizos que merece la pena recorrer. (9 de julio de 2013)
Furkapass y glaciar del Rodano 01
Viniendo de la localidad de Gletsch, tres kilómetros antes de coronar el puerto hay que hacer una parada obligada para visitar el Glaciar del Ródano, a la altura del hotel Belvedere, con una amplia explanada para aparcar.
Furkapass y glaciar del Rodano 02
Hay una tienda de recuerdos a través de la cual, un mirador nos deja observar una el glaciar. El problema es que el retroceso del glaciar es tal, que desde el mirador apenas se puede apreciar nada. Te quedan dos opciones: 1) Darte media vuelta…
Furkapass y glaciar del Rodano 03
2) O pagar 7 CHF en la tienda de recuerdos para entrar a verlo desde cerca.
Furkapass y glaciar del Rodano 04
Ya que estamos, merece la pena entrar a verlo. Hay que recordar que este glaciar es que da origen al nacimiento del extenso río Rhone, o Ródano.
Furkapass y glaciar del Rodano 05
A través de un sendero de menos de diez minutos, se llega cerca del pie de los lagos donde se produce el deshielo, a la vez que nos da acceso a la entrada de una cueva de hielo tallada y protegida por unas mantas térmicas para evitar el deshielo.
Furkapass y glaciar del Rodano 06
La visita se recorre enseguida pero merece la pena detenerse y observar el color del hielo en el interior.
Furkapass y glaciar del Rodano 07
Furkapass y glaciar del Rodano 08
Terminada la visita, proseguimos viaje hasta el Furkapass, con todavía abundante nieve en la carretera.
Furkapass y glaciar del Rodano 09
Nos detenemos a contemplar la subida del Furka, así como la del Grimsel.
Furkapass y glaciar del Rodano 10
Descendemos hasta la localidad de Andermatt para comenzar de nuevo otro ascenso, el del Passo de San Gottardo. Sin querer, nos metemos por el camino antiguo, una bonita carretera empedrada y finalmente llegamos al Passo de San Gottardo. Es la hora de comer y el lugar excepcional, así que nos plantamos frente al antiguo hospicio y uno de los lagos.
Furkapass y glaciar del Rodano 11
Finalmente, desde por encima de los dos mil metros de altitud, emprendemos el descenso del puerto y enlazamos con una larguísima autopista hasta los doscientos metros de altitud, para visitar los tres castillos de Bellinzona.

Escribe un comentario