Ibón de Catieras e intento al Pico Catieras

Por • 26 May, 2012 • Sección: Mis Excursiones

La última semana ha nevado bastante y ha estado haciendo calor al mismo tiempo. No se nos ocurre hacer un pico de los altos y nos ponemos como objetivo el Pico Catieras, una buena paliza de 1.500 metros de desnivel. Sin embargo, sólo llegar al ibón ya nos cuesta 6 horas por el estado de la nieve y tenemos que conformarnos con llegar al ibón de Catieras.

Para ello, ante la duda de ir a dormir al refugio de Panticosa o dormir en casa, optamos por acostarnos pronto (cosa que nunca ocurre) y salir el domingo (6 de mayo) madrugando. Quedamos en el aparcamiento del merendero de inicio de la pista de la Ripera, a 1.4100 m. con David, Jose y Miguel, que pasan la noche en la furgo.
Excursion invernal al ibon de Catieras 00
La pista realiza varias lazadas en las que va ganando altura, hasta llegar a una parte llana donde recorre varios kilómetros en línea casi recta que se hacen bastante monótonos. (Hasta un poco antes de donde se ve la nieve). Al fondo el Pico Ferreras, próximo a nuestro objetivo.
Excursion invernal al ibon de Catieras 01
Aproximadamente a una hora de recorrido, la pista gira por un valle hacia el S. Nada más cruzar el puente del arroyo de Laulot, la abandonamos, continuando nuestra dirección hacia el E en dirección hacia el visible Dedo de Yenefrito un pequeño pico situado en el centro del barranco, que atacamos por la derecha. Aquí comienza la verdadera subida hasta el collado (1.800 m).
Excursion invernal al ibon de Catieras 02
A partir de aquí, el paisaje cambia espectacularmente de repente. La última nevada, en forma de agua sobre cotas bajas al collado, ha deshecho la nieve, incrementando el espesor de la misma en cotas superiores al mismo.
Excursion invernal al ibon de Catieras 03
Continuamos de frente hacia el valle y llegamos al refugio de ICONA, que se encuentra muy limpio y en perfecto estado para pernoctar. A la derecha de la foto, izquierda de la ruta, (NE) se ve el desagüe del ibón de Catieras, pero el acceso es demasiado vertical. La senda discurre bordeando por detrás, pasado el barranco en dirección a los Picos de Ferreras.
Excursion invernal al ibon de Catieras 04
Excursion invernal al ibon de Catieras 05
Dejamos atrás el refugio y la cosa ya pica seriamente para arriba.
Excursion invernal al ibon de Catieras 06
Excursion invernal al ibon de Catieras 07
El espesor de nieve, se incrementa de repente y sin raquetas, hubiera sido imposible continuar. Abrimos huella nueva por el perdido y olvidado valle de Catieras.
Excursion invernal al ibon de Catieras 08
Excursion invernal al ibon de Catieras 09
La una del mediodía y llegamos al ibón de Catieras después de 5 horas, el tiempo que teníamos estimado para la cumbre.
Excursion invernal al ibon de Catieras 10
Por seguridad, decidimos dar la vuelta y no continuar, pues el calor está siendo fuerte y la ruta se está alargando demasiado. Cuesta mucho progresar con la nieve recién caida.
Excursion invernal al ibon de Catieras 11
Justo antes de llegar al ibón, teníamos esta zona de acumulación de nieve que habíamos dudado en pasar o no, pero finalmente, la habíamos atravesado para llegar a él, aunque ya teníamos decidido que no continuaríamos.
Pequeñas coladas de aludes de fusión caen de arriba. No vienen ni con mucha fuerza ni con mucha distancia, por eso habíamos atravesado. Volvemos a atravesar manteniendo la distancia de seguridad entre nosotros por si acaso.
Excursion invernal al ibon de Catieras 12
Cuando ya habíamos descendido bastante distancia y nos habíamos quitado las raquetas, de repente aparece Sua sangrando de una pata. ¿Qué le habrá pasado? No lo sabemos, pero Leyre se asusta bastante ya que la perra acude a su dueña y le ve salir sangre a borbotones. (Y todavía faltan 800 metros de desnivel hasta el coche).
Excursion invernal al ibon de Catieras 13
Saco del botiquín una venda y le hacemos un torniquete. Entre pañuelos de unos y cintas de pelo de otros, le apañamos lo que podemos, pero cada vez que apoya la pata, comienza a sangrar de nuevo. En el refugio de ICONA, y tras bajarla en brazos 100 metros hasta aquí, le hacemos el apaño definitivo y decidimos bajarla a hombros todo lo que queda.
Excursion invernal al ibon de Catieras 14

Excursion invernal al ibon de Catieras 15
Menos mal que desde el collado de Yenefrito ya no hay nieve… ni hielo (en invierno esto es una pista de patinaje), porque hasta aquí, la progresión había sido penosa.
Excursion invernal al ibon de Catieras 16
Excursion invernal al ibon de Catieras 17
Excursion invernal al ibon de Catieras 18
Miguel, Jose y yo, nos vamos turnando para llevar los 23 kg de peso del animalico, que no se queja para nada ni en las curas, ni en el transporte.
Excursion invernal al ibon de Catieras 19
La dueña preocupada, sobre todo, por lo que nos queda todavía.
Excursion invernal al ibon de Catieras 20
Excursion invernal al ibon de Catieras 21
Yo, con mis 63 kg de peso y escasa masa muscular, hago lo que puedo para cargar con Sua, que es 1/3 de mi peso. Cuando Jose coge a la perra, pilla carrerilla y los demás sin peso, no podemos seguir su ritmo, hasta que nos los encontramos esperando en una sombra. Y Miguel, el que más fuerte está, es el que hace los relevos más largos.
Excursion invernal al ibon de Catieras 22
Por fin llegamos a la pista, pero todavía queda una hora de recorrido hasta el coche.
Excursion invernal al ibon de Catieras 23
David también se lo curra, llevando todo el rato su mochila, más la mochila del que portea a Sua, cargadas de raquetas, crampnes, piolets… Ole.
Excursion invernal al ibon de Catieras 24
Excursion invernal al ibon de Catieras 25
Y cuando todos estamos fundidos, Leyre también ayuda en la pista con el “osito” a hombros. Cada uno baja a su bola.
Excursion invernal al ibon de Catieras 26
Por fin llegamos al coche y nosotros nos volvemos a Zaragoza echando leches con los perros a urgencias del veterinario para curar semejante escabechina.

Escribe un comentario