Trümmelbachfälle (la mayor cascada subterránea de Europa)

Por • 12 Aug, 2013 • Sección: Mis Excursiones

Tras nuestra entrada en Suiza ayer por la tarde después de un día de viaje, iniciamos nuestra andadura por el país acudiendo a la zona de Interlaken, más concretamente en el valle de Lauterbrunnen. Comenzaremos visitando los saltos del Trümmelbach, considerados como la mayor cascada subterránea de Europa. Las cataratas nacen en el hielo y la nieve eterna de los muros norte y oeste del Mönch (4099 m), el Jungfrau (4158 m) y el Eiger (3970 m).

Antes de comenzar a explicar nada, coloco el video, que hace más justicia que las imagenes.

Pero antes de comenzar a hablar de las cascadas propiamente dichas, merece la pena nombrar la cascada de Staubbach (Staubbachfall), en el bonito pueblo de Lauterbrunnen, por el que pasamos con el coche y sin necesidad de separarnos de la carretera la podemos fotografiar.
Garganta Trümmelbach 01
Ahora sí, seguimos carretera adelante y a 6 km de aquí, llegamos al aparcamiento de las Trumelbachfalle. La entrada cuesta algo menos de 10 euros por persona y el recorrido completo se puede visitar en menos de una hora.
Garganta Trümmelbach 02
El recorrido consiste en la visita de las cascadas a través de unos diez miradores por escaleras y túneles. Se puede realizar integramente andando, aunque resulta aconsejable subir por un ascensor que supera una altura de 100 metros.
Garganta Trümmelbach 03
Garganta Trümmelbach 04
El ascensor se eleva unos 100 metros en una pendiente de aproximadamente 45 grados. Puede llevar a unas 40 personas en un minuto.
Garganta Trümmelbach 05
La vista del valle tras salir del ascensor resulta espectacular, podemos apreciar a nuestra derecha el pueblo de Lauterbrunnen y de nuevo, la bonita cascada de Staubbach.
Garganta Trümmelbach 06
Pero hasta ahora, aún no hemos visto nada, ahora comienza lo bueno. A la salida del ascensor iniciamos el recorrido, tomando las escaleras en sentido ascendente, para visitar las cascadas de la 6 a la 10.
Garganta Trümmelbach 07
La cantidad de agua que pasa por las cataratas varía según la época del año. En invierno no se trata más que de un pequeño arroyo. Sin embargo, en la época veraniega, cuando la nieve y el hielo de los glaciares del Mönch, el Jungfrau y el Eiger se derrite, pueden llegar a pasar 20000 litros por segundo. Por fortuna, nosotros las contemplamos en todo su explendor.
Garganta Trümmelbach 08
A través de las escaleras excavadas en la roca, nos asomamos a todos y cada uno de los balcones para ver la caída de agua, siendo el ruido cada vez mas ensordecedor a medida que subimos.
Garganta Trümmelbach 09
En los miradores más altos es imposible asomarse sin mojarse, ya que el agua cae con tanta fuerza que salpica en todas direcciones. La verdad es que las fotos no hacen justicia a la belleza del recorrido.
Garganta Trümmelbach 10
Volviendo de nuevo por el mismo recorrido hasta el ascensor, iniciamos ahora el descenso para contemplar las cataratas de la 5 a la 1, pero esta vez por las escaleras, ya que si volviéramos en ascensor, nos perderíamos el recorrido.
Garganta Trümmelbach 11
Garganta Trümmelbach 12
Este tramo de descenso es más abierto que el de los miradores superiores, aunque los pasillos y escaleras no dejan de ser estrechos en algunas zonas.
Garganta Trümmelbach 13
Último salto de agua, antes de que la cascada glaciar fluya tranquilamente convirtiéndose en río.
Garganta Trümmelbach 14
Garganta Trümmelbach 15

Escribe un comentario